Poseer una vivienda digna y propia forma parte del proyecto de vida de cualquier ser humano con un mínimo deseo de superación personal. Aunque existen distintas instituciones públicas que facilitan el acceso de cualquier persona a una casa o apartamento, hay quienes prefieren ahorrar dinero para adquirir una vivienda propia. Este proceso requiere de mucho esfuerzo y sacrificio, pero la recompensa es invaluable.

Casa propia: el sueño de las mayorías

Contar con una vivienda entre las propiedades brinda la oportunidad de vivir con tranquilidad sabiendo que la familia tiene un lugar seguro en donde puede establecerse. Quienes toman la determinación de ahorrar dinero para adquirir una vivienda lo hacen, en primer lugar, para no continuar gastando su salario en grandes alquileres y, segundo, para lograr una independencia individual.

Vivienda

Al igual que para comprar un vehículo, las entidades bancarias constituyen un gran apoyo a la hora de ahorrar dinero para adquirir una vivienda, ya que prestan sus servicios en programas de ahorros a largo plazo. También pueden facilitar créditos, aunque recomendamos tener sumo cuidado a la hora de adquirir deudas. Cabe destacar que comprar una casa o apartamento propio resulta ser una inversión bastante valiosa, puesto que los bienes inmuebles, en lugar de perder su valor, lo incrementan con el paso del tiempo.

Para ahorrar dinero para adquirir una vivienda se debe aceptar que probablemente el monto necesario excede en varias veces el presupuesto mensual de una familia promedio. Además, no hay se debe que olvidar los gastos administrativos y fiscales estipulados en las leyes y ordenanzas civiles. Es por ello que se debe contar con una base sólida de dinero que permita cancelar la inicial del inmueble así como los gastos ya mencionados. Es necesario liberarse de deudas y determinar la cantidad de dinero que se necesita y los plazos para obtener dicho monto.

Una de las formas de manejar las cuentas mensuales es a través de cuentas de ahorros destinadas a la vivienda, en donde (una vez calculada la suma exacta que puedes ahorrar mensualmente) podrás desviar el dinero directamente hacia ellas, evitando que sea utilizado para otros motivos. Por último, analiza los aspectos de tu vida en los que se pueden reducir gastos para evitar inconvenientes en el futuro, incluyendo a toda la familia en el proceso ya que el sacrificio debe ser mutuo.