Los selfies han sido muy criticados por ser una muestra de narcisismo y ocio improductivo en muchos individuos, sin embargo, ha llegado el momento de sacarles provecho. Las principales compañías de tarjetas de crédito en el mundo, Visa y MasterCard, han propuesto una nueva medida de seguridad para las transacciones de sus clientes basada en controles biométricos: realizar pagos de tarjetas de crédito con selfies.

El auge del control biométrico

Antes de explicar en qué consiste esta propuesta de realizar pagos de tarjetas de crédito con selfies, conviene introducir el tema de los controles biométricos para el mayor entendimiento. Los controles biométricos son herramientas de identificación basadas en cualidades biológicas intrínsecas de cada individuo. Entre estas se encuentran las huellas dactilares, rasgos faciales, oculares e incluso vasculares, siendo el primero el más reconocido por su antigüedad.

Control biométrico

Todos estos elementos se han introducido en diferentes campos, dando lugar a la evolución inminente de los sistemas de identificación. Estos, por su parte, han tenido una amplia aplicación en el control de acceso a instituciones, edificios, cajas fuertes, cajeros automáticos, herramientas computarizadas y, por supuesto, smartphones. Con ello no solo se ha logrado identificar a los individuos que ingresan a determinado ente o sistema, sino también las horas y movimientos.

Desde hace ya varios años se han ido implementando, de manera gradual, herramientas de control biométrico en los dispositivos de uso personal y frecuente, como los ordenadores, por ejemplo. Esta medida se ha ido expandiendo a los teléfonos móviles, especialmente en aquellos de gama alta, proveyéndoles mayor seguridad a los usuarios de los mismos. A partir de ello, y del auge fotográfico actual, ha surgido la iniciativa de realizar pagos de tarjetas de crédito con selfies.

Parpadear para pagar

Realizar pagos de tarjetas de crédito con selfies resulta tan sencillo como suena. Los interesados deberán, por supuesto, descargar una aplicación especial para ello en el dispositivo para realizar la operación, que puede ser un móvil, tablet o una PC. Partiendo de ello, podrán verificar su identidad en el momento correspondiente.

Ahora bien, en principio el procedimiento para realizar las transacciones es esencialmente el mismo. Los usuarios deberán ingresar los datos personales solicitados comúnmente para ello, no obstante, se añadirá un nuevo paso, que es el de la verificación de la identidad. El usuario se tendrá que frente a la cámara del dispositivo, mirar hacia ella y parpadear una vez con el fin de descartar que se trate de una falsificación empleando una foto del individuo en cuestión.

Sobre la seguridad del reconocimiento facial

El tema más importante con respecto a realizar pagos de tarjetas de crédito con selfies no es únicamente la innovación, sino la seguridad. La propuesta ha sido muy alabada por la población, dado que es una alternativa a las detestadas contraseñas. En realidad son pocas las personas que idean claves realmente seguras y, no conformes con ello, suelen utilizar la misma en diferentes sitios web o entidades bancarias.

Esto representa un alto riesgo si alguien no autorizado logra descifrar alguna de ellas, puesto que no solo están expuestos los datos de ese sistema, sino también los contenidos en aquellas páginas web a las que ingresan con la misma contraseña. En este sentido, realizar pagos de tarjetas de crédito con selfies es una opción bastante segura que ayudaría reducir y a descartar estos riesgos.

Además de ello, tanto Visa como Mastercard han asegurado que se trata de un proceso bastante cerrado en el cual no habrá transmisión de datos. Este es otro punto a favor de la seguridad, sin embargo, algunos expertos en el área han señalado que los escáneres dactilares y los faciales no son perfectos y también presentan vulnerabilidades dignas de considerar.