El trabajo de tu vida es uno de tus tesoros más importantes, porque representa el futuro de tus hijos, así como el retiro de tu vejez. Entonces, es indispensable que sepas cuáles son los principales seguros patrimoniales que pueden cuidar de él, para que tomes una decisión acertada que proteja tus finanzas y te brinde esa sensación de tranquilidad necesaria para disfrutar de una vida feliz:

Conoce los seguros patrimoniales ¡es posible que ya los has escuchado!

Cuando se trata de proteger tus bienes, la gama de opciones es impresionantemente alta, por eso es que en esta oportunidad te traemos los más usuales:

Seguro para automóviles

No es necesario explicar demasiado este tipo de seguro, debido a que consiste a la protección de tu coche ante accidentes de tráfico, desastres naturales o posibles delitos, como el hurto o el desvalijamiento.

Seguro multirriesgo del hogar:

Este es uno de los seguros que deberás adquirir sí o sí, porque te permite solucionar cualquier tipo de problemas en tu vivienda, sin tener que hacer grandes gastos. Por ejemplo, si se rompe una tubería o si ocurre un corto circuito, no tendrás que pagar costosas reparaciones con tu capital, gracias a que la compañía aseguradora asumirá las cuentas.

Seguro ante robos

Ideal si posees cosas de gran valor, como obras de arte, joyas u objetos similares. La finalidad de un seguro de robos va más allá de indemnizar una importante suma de dinero, puesto que muchas compañías de seguro cuentan con equipos de investigadores que pueden dar con tu valiosa posesión. De esta forma tú recuperas tu objeto y la aseguradora recupera parte de su dinero.

Seguro de incendios

Similares al seguro multirriesgos, pero con la diferencia de aplicar a cualquier bien de tu patrimonio susceptible a sufrir incendios. Te recomendamos que consigas un seguro de incendios que además de cubrir la reparación de los daños, también incluyan en su indemnización los daños provocados por la extinción del fuego, te sorprendería saber los costos de esto último.

Seguro de transporte

Este es un seguro plural, que puedes contratar como dueño de una empresa o como consumidor de otra, el cual consiste en la protección de los envíos que realices hacia determinado destino, incluyendo pagos por daños al bien enviado o pérdida del mismo. Aunque muchas compañías de envíos cuentan con un seguro interno, tienes la posibilidad de contratar pólizas externas.