Elegir un buen seguro patrimonial, es el paso más importante para cuidar tu inversión y por ende para mantener tus finanzas personales a salvo. Por esta razón hemos querido preparar un artículo muy especial, con el cual puedas saber cuáles son los pequeños detalles que suelen ocultar las pólizas de seguro, para evitar así que en el futuro te consigas con desagradables sorpresas que te causen pérdidas económicas.

Consejos para cerrar el trato con la compañía de seguros que elegiste

En este punto debemos suponer que ya conoces los aspectos que influyen en la elección de un seguro u otro, por tanto procederemos a indicarte en qué aspectos de tu nueva póliza de seguros debes fijarte:

Las cláusulas:

Aquí te pedimos mucha atención a las famosas letras pequeñas del contrato, lee muy bien de qué se trata cada punto de la póliza y no desestimes ninguno de ellos por insignificantes que parezcan. Además, no temas en realizar mil preguntas, porque al fin y al cabo estamos hablando de los ahorros de toda tu vida.

Los precios reales de las pólizas de seguro:

Muchas veces nos topamos con seductores precios, que pueden hacer que cualquier seguro luzca realmente irresistible. No obstante, consulta con tu agente se seguros temas elementales, como las comisiones, los intereses o los impuestos asociados; cuando poseas estos datos realiza una simple suma, quizás el valor real de las pólizas de seguro para vivienda te pueda sorprender muchísimo.

También te puede interesar:   Ahorrar dinero para adquirir una vivienda

El accionar de la compañía aseguradora:

Antes de estampar tu firma en el contrato te recomendamos que entiendas por completo cómo es que la empresa aseguradora repondrá los objetos que puedan sufrir daños o robos. Por ejemplo, algunos seguros asumen la responsabilidad de reemplazar los objetos con otros idénticos, mientras que otros prefieren darte una cantidad de dinero estimada, en muchos casos esta decisión debería depender de ti.

El papeleo para notificar un daño:

El tiempo para notificar siniestros al seguro es variable, por ello lo mejor es que sepas desde el inicio cuánto podría tardar la aseguradora en indemnizarte. Asimismo, es una gran idea adquirir un seguro que no te pida demasiados documentos para ejecutar tu póliza, puesto que en una situación estresante lo último que querrás es pasar horas y horas buscando infinidad de documentos, de eso estamos completamente convencidos.