Existe la falsa creencia de que contratar un seguro es un gasto innecesario, porque estadísticamente casi nunca lo llegas a requerir en un cien por cien. No obstante, nosotros preferimos ver el vaso medio lleno y por eso creemos que se trata de una de las mejores inversiones de tu vida, debido a que pueden mantener tus finanzas personales en óptimo estado a largo plazo.

Ahora bien, contratar un seguro puede desbalancearte si no tomas las previsiones adecuadas, recuerda que estamos hablando de un flujo constate de dinero saliente, el cual tendrás que cubrir sin esperar un beneficio inmediato. Pero calma, todo irá bien si tomas en cuenta algunos de los consejos que traemos para ti en esta oportunidad.

Planifica, planifica y planifica más

Así es, la clave del éxito financiero es la planificación y eso aplica para cada aspecto de la economía y finanzas personales, no solo para los seguros. Pero en lo que respecta a estos seguros, este proceso se puede dividir en cinco pasos sencillos:

1. Investiga la gama de precios de las pólizas de seguro:

Si eres nuevo en esto te recomendamos verificar las páginas web de diversas empresas aseguradoras, prestando mucha atención a la opinión de los usuarios. Con esto conseguirás hacerte una idea sobre la relación precio-calidad de las pólizas de seguro estándar.

También te puede interesar:   Ahorrar dinero para adquirir una vivienda

Finanzas y seguros

2. Haz un balance personal:

Antes de firmar cualquier contrato te pedimos que analices muy bien tu situación financiera, de forma tal que puedas tener un panorama claro de tus posibilidades económicas y por ende de tus opciones de seguros.

3. Asume la responsabilidad:

Una vez que sepas hasta dónde puedes llegar económicamente es momento de contratar un seguro que se adapte mejor a tus necesidades, pero te pedimos que entiendas este paso como una responsabilidad real.

4. Se disciplinado:

Cada mes dedica una parte de tu presupuesto al pago de tu cuota, evita siempre incumplirlas, porque las consecuencias de aplazar los pagos de tu seguro pueden acarrearte problemas financieros y legales.

5. Ten visión a futuro:

Cuando sientas que estás desperdiciando tu dinero es momento de comprender que el futuro es incierto, por lo que las posibilidades de sufrir un accidente son reales. Y estamos seguros de que no quieres ver tu dinero desaparecer por culpa de un infortunado evento, así que ánimo ¡Todo valdrá la pena en su momento!